domingo, 10 de mayo de 2020

LA NUEVA NORMALIDAD ES UN OXÍMORON

Perderemos los aromas, se atrofiarán los sentidos y quedarán como el coxis, cual órganos vestigiales. Las calles no huelen a polución ni a fritanga de calamares ni pescadito frito. Aún se agradece encontrar un rincón donde orinan los perros que otorgan señal de vida orgánica. Ya no hay tascas donde se derrama el vino y el vermouth se agría añejo en sus barricas. Se acabaron los cachopos, las fabes, las paellas con 🦐🦐, el cocido madrileño, la escudella, las papitas arrugás y el cous cous de Hakim. Lugares donde la gente quedaba por el puro placer de quedar a tomar unas 🍻🍻 serán historia. Vivimos delante y detrás de una pantalla, de plasma o de plástico, da igual. Al igual que en las ficciones distópicas, envasados al vacío del distanciamiento y la desinfección. ¿Será esta la nueva normalidad? No sé lo que es normal, sólo lo que se mantiene entre los márgenes pautados. Más que normalidad será necesidad de adaptación por instinto de supervivencia. Veremos con nostalgia extrañados fotos del año 2019 y diremos qué ignorantes éramos, si hasta nos abrazábamos sin profilaxis ni protección. Como el que ve ahora fotografías antiguas con patillas o pantalones de campana. Lo único que se hará normal es que la realidad siempre acaba por superar cualquier ficción.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Publicado originalmente en Linkedin el 19 de abril de 2020

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo, aquí tienes tu hueco, eres libre para hacerlo

CRISIS? QUÉ CRISIS?

Supertramp editó un álbum en 1975 titulado "Crisis? What Crisis?" La portada del álbum es muy significativa: un hombre toma el sol...